Conectarse

Recuperar mi contraseña

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 16 el Miér Jul 03, 2013 1:34 am.
Últimos temas
» Lanzando unas canastas (Libre)
Lun Mayo 09, 2011 3:55 pm por Director Spencer

» Summer Time
Lun Jun 14, 2010 11:36 am por ST

» hola a todos
Mar Mar 16, 2010 2:36 am por conocimiento

» Llegando (Libre)
Dom Mar 07, 2010 3:16 am por Blair Mc Carty

» Registro de Avatar
Sáb Feb 27, 2010 10:52 pm por Sam Slade

» Takeshi Kishimoto
Jue Feb 25, 2010 10:47 pm por Damián Slade Baker

» Isabela Evans
Jue Feb 25, 2010 10:45 pm por Damián Slade Baker

» .:Kristal Kolter:.
Jue Feb 25, 2010 10:44 pm por Damián Slade Baker

» Me presento
Jue Feb 25, 2010 10:43 pm por Damián Slade Baker

ÉPOCA

Actualmente en el foro nos encontramos en el mes de Octubre.

Miembros del Staff
Damián Slade Baker
Natalie Marshall Webber
Kayla Marshall Webber
¡Afilianos!

Dangerous Minds rol


Foro Hermano

Bernadette A. Ondivila ·

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bernadette A. Ondivila ·

Mensaje por Bernadette A. Ondivila el Miér Ene 27, 2010 9:07 pm

Nombre Completo: Bernadette Anastasie Ondivila

Edad: Nineteen years old.

Lugar de Origen: La Toscana, Italia.

Actividad: Estudiante de Derecho.

Orientación Sexual: Bisexual.

Descripción Física: Berna goza de unos imponentes ojos verde esmeralda que se confunden fácilmente con tonos grisáceos y también azules dependiendo de la cantidad de luz que impacte en ellos. Se caracterizan por tener una mirada fría y tolerante que se acentúa con la mención de las cejas de la chica, perfectamente depiladas en forma de sutil arco,añadiéndole fiereza a las particulares facciones de Berna. Éstas son una mezcla entre sofisticación y rebeldía en las que puede apreciarse una tez fina y bien cuidada pero plagada por miles de pecas que se extienden por su rostro, hombros y brazos para ir menguando según llegan a las piernas, donde prácticamente se ven a modo de diminutos lunares esparcidos por aquí y por allá. Pasando ya por los rasgos menos salientables encontramos una nariz aparentemente respingona y de delgado puente que en realidad carece de curva alguna vista de perfil, por lo tanto podría decirse que es recta pero no aguileña. Sobre los labios de Berna se muestra un aparente bigote formado por las pecas que se han mencionado anteriormente y que parecen aglomerarse en torno al labio superior de la chica a modo de improvisado e imperceptible mostacho al que le resta importancia tanto la delgadez como el constante tono rosáceo de los labios de la chica, que sin ser demasiado gruesos se antojan más apetecibles de lo que muchos hombres se hubiesen imaginado.

Cuando la ves caminar te fijas en sus caderas, seguidoras de un compás propio, sensual y femenino que se contonea de un lado a otro sin exagerar demasiado los toques, pero si lo suficiente como para llamar la atención de muchas personas debido a la semejanza con los pasos de un felino. En efecto, todo el cuerpo de Berna te recuerda a una guepardo, a una tigresa o incluso a una leona; se mueve con gracilidad y soltura a parte de saber sacarle buen provecho a la estrecha cintura de avispa que realza los firmes pechos de la pelirroja. Sí, la larga y lacia melena de la chica adquiere un tono anaranjado semejante al de la zanahoria que se deja ver hasta la ya pasada la mitad de su espalda.

Descripción Psicológica: Es complicado decir que el carácter de Berna no es feroz, rebelde o arisco la mayoría del tiempo porque sería mentir en cantidades inexistentes para cualquiera. Su voracidad a la hora de hacerse valer en cuanto a opiniones y deseos se trata puede llegar a ser incluso predominante y exigente, eso sin contar que tanto el orgullo como el ego podría destruirle la espalda a cualquiera en cualquier momento si se midiese la cantidad en vez de en actos, en quilos. Es despreocupada hasta para vestirse, se valora tanto a si misma que se ve perfecta incluso con pijama y el pelo cardado hasta límites insospechados. Berna es una chica fuerte, rebelde y que jamás se da por vencida pues es de saber -y además a primera vista- que culo que ve, culo que quiera, y no sólo en el terreno sexual, si no que en cualquier terreno luchará por lo suyo, pero sólo por lo suyo: hasta en eso es ególatra. Por otra parte y de forma bastante contradictoria cuando se pone nerviosa -cosa que ocurre cuando empiezan a contradecirla o a atacarla con sus defectos- se vuelve una persona torpe que pierde totalmente el Norte volviéndose más violenta de lo normal, con eso quiero decir que si tiene que arrearte una bofetada para calmarse no te quepa duda de que el pómulo de lo dejará coloradito durante un par de días. ¿El resto del tiempo? El resto del tiempo Berna es sociable, aunque parezca increíble. El hecho de que no tengan pelos en la lengua le ayuda a ser capaz de sacar a colación cualquier tema para echar toda la leña que sea posible sobre el fuego que incumbe a sus propias opiniones. Eso sí, es difícil que encuentre en las personas algo más que puro entretenimiento puesto que para que vea interesante a alguien tiene que estar borracha, fumada y con los ojos vendados. Porque chicas como Berna habrá muchas, pero mejores que ella: Ninguna

Historia: Parece imposible que alguien como Berna no proceda de alguna capital importante a parte de urbana en la cual lo económico es lo primordial a parte de venir de una buena familia y tener la posibilidad de estudiar en una de las mejores universidades del mundo. Pero como nada es imposible, que Berna haya nacido en medio del campo tampoco lo es. Sí, sí, como lo oyes: ¡En medio del campo!, porque La Toscana es una villa italiana en la que todos conocen a todos y en la que los Porsches y Ferraris no tienen cabida en ningún aparcamiento que se precie, hablando en el lenguaje pueblerino, según Berna.

Nunca, jamás, le gustó el campo. Basta con mencionar que era -y es- alérgica a las picaduras de las avejas y al exceso de cloro en las piscinas -su familia tenía una en la Hacienda en la que vivían- a parte de a las medusas: picadura de medusa, una semana en la cama con granos del tamaño de pelotas de béisbol. Eso sin contar cuando se bañaba en la piscina un día después de haberle echado los productos, eso ya era un hecho apoteósito; Ni la Pasión de Cristo ni hostias en vinagre, aquello era directamente un salto de cabeza al suicidio que le costó más de un par de sustos tanto a la familia como a la propia Berna, que al cabo de los años terminó odiando a todo bicho viviente -incluyendo a sus padres, a los vecinos y a los socorristas de la playa-.

Llegó a la época del pavo -real-, en la cual se volvió pájaro hermafrodita -es decir, pasó de ser pavo real hembra a, simplemente, pavo real- para extender su plumaje -porque para los ignorantes de la vida, sólo los machos sonlos que tienen esas plumas taaaan bonitas-. Berna con tal de presumir hacía cualquier cosa, tenía a media población masculina bajándose los pantalones -y la prenda que viene después- por ella, cosa que no hacía que se le subiesen los colores, ¡ni mucho menos!, a ella le gustaba alardear y eso acarreaba consecuencias que Berna se pasaba por donde ya todos sabemos. Dichas consecuencias eran la envidia de sus amigas, el odio de las madres de los vecinos, los niños del parque y también las de los socorristas y, claro está, también la de sus padres, que ya no sabían que hacer. ¿Iban a comprarle bragas de acero que diesen calambres con tan sólo tocarlas? Por supuesto que no. ¿Os preguntáis que hicieron? Nada, no hicieron exactamente nada, siguieron con sus vidas dejando que Berna hiciese lo que le saliese del lugar que ya todos sabemos y claro, ante la falta de atención y popularidad dejó de exhibirse para volver hermafrodita pero al revés, es decir, que dejó de ser pavo real para olvidarse de las plumas y centrarse en los estudios. Aunque bueno, en un colegio de pueblo en el que los pupitres se caen a pedazos -eso siendo un colegio privado- no se aprendía mucho que digamos, así que terminó en una Academia de Señoritas en la cual su rebeldía aumentó y aumentó hasta volverla feroz, voraz y arisca con todo el mundo cuando se le saltaba la vena María Patiño, cosa bastante peligrosa por eso de las bofetadas para calmarse -porque no, Berna no es tonta del culo y las paga con los demás en vez de reconocer sus errores-.

No, nunca tuvo un "amor de su vida" con el que mojar las bragas todas las noches del año porque, simplemente, no sentía la necesidad de abrirle su corazón a nadie. Follamig@s, eso era lo que tenía Berna. ¿Os preguntáis el porqué de la "arroba"? Berna es bisexual, vamos, que tuvo varios deslices con mujeres y no se murió, porque sigue aquí, y esto no es plan The Ring, que sale del pozo. ¡No! Berna se quedó en un intermedio del agujero negro; hacia abajo las mujeres, hacia arriba los hombres. Y así, tan pancha estudiando una carrera en pleno Nueva York rodeada del mismo ego y narcisismo de siempre. Sigue viva, está aquí, y si tu quieres; será tu peor pesadilla.
avatar
Bernadette A. Ondivila

Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 27/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bernadette A. Ondivila ·

Mensaje por Kayla Marshall el Miér Ene 27, 2010 9:08 pm

Bienvenida!

[Cierro tema]

_________________
Invitado , la mejor manera de evitar la tentación es caer en ella
avatar
Kayla Marshall

Mensajes : 122
Fecha de inscripción : 23/01/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.